El debate presidencial en Francia: Le Pen contra Macron

El 3 de mayo, a las 21.00 (hora de París) comenzó el debate de los candidatos a la presidencia de Francia. En la primera vuelta de las elecciones presidenciales (23 de abril) Emmanuel Macron recibió el 24,01% de los votos, y Marin Le Pen el 21,30%. El debate duró más de dos horas y media. Los candidatos presentaron sus proyectos de reforma de la política económica y social francesa, describiendo su visión de la política exterior de Francia (las formas de combatir al terrorismo, las relaciones con la UE, Rusia y Estados Unidos).

"El Sr. Macron es el candidato de la globalización salvaje, la guerra de todos contra todos"

El tono de estos debates fue extremadamente agresivo. Le Pen acusó regularmente a Macron de ser no sólo el sucesor y el heredero del rumbo político liberal de izquierda del gobierno socialista, sino también el activista de esta política desastrosa para Francia durante los últimos años (en 2014-2016 Macron fue el ministro de Economía, Industria y Asuntos Digitales de Francia). Parece que el objetivo principal de Le Pen en estos debates era mostrar el "verdadero rostro" de Macron, exponerlo como un "protegido" de las élites globalistas y como el enemigo del pueblo francés, de la cultura, de la civilización.

Le Pen se contrapuso ella misma a este "sistema". Recordó regularmente a los televidentes que es una "candidata del pueblo", una "candidata de la Francia histórica y cultural", una candidata que se opone a la ideología "unipolar" de las élites mundiales globales.

Macron, jefe del movimiento "En Marche", negó durante todo el debate que suceda al gobierno liberal de izquierda de Hollande y subrayó que era un "nuevo" político con un "nuevo programa" (él mismo se denominaba "ni izquierdista, ni derechista"; en sus declamaciones, su programa parece ser una mezcla de economía de derecha con política de izquierda). El objetivo principal de Macron es la "unificación" y la "reconciliación" de la Francia dividida. La única pregunta es: ¿a quién va a reconciliar y unificar? ¿A los obreros y los capitalistas, a los islamistas y los católicos, a los franceses y los inmigrantes? ¿Pero cómo? No se trata de las declaraciones, sino de una cuestión de estrategia profunda, de la que Macrone nunca habla. Desechó con habilidad las acusaciones de Le Pen, parecía que para cada uno de ellas había preparado palabras, palabras y palabras... El leitmotiv de sus ataques de respuesta fue la acusación a Le Pen de nacionalismo, proteccionismo y aislacionismo. "Quiere salir de la historia", gritó Macron a Le Pen. Más de una vez, Macron caracterizó a Le Pen como un "político ultra-derechista".

El papel de los moderadores-periodistas en el debate se redujo al mínimo: simplemente no fueron escuchados detrás de la disputa entre los dos candidatos. Tanto Le Pen como Macron se interrumpían constantemente, la conversación fluía entre acusaciones personales, los candidatos reaccionaban con rapidez ante el oponente, sin ocultar su hostilidad: Le Pen no refrenó la risa durante las intervenciones de Macron y sonreía; Macron estaba claramente inquieto, muy excitado y levantó la voz varias veces. Fue un verdadero choque de dos Francias absolutamente opuestas, diferentes. Nadie esperaba tal nivel de agresión en los discursos y en las entonaciones, ni de Le Pen, ni de Macron. Había algo desesperado en el debate: Le Pen intentó romper la máscara de Macron, descubrir su verdadero rostro, y él intentó diligentemente permanecer en la imagen del "nuevo" candidato que supuestamente podría unir al pueblo, ocultando el hecho de la rápida creación técnica de esa imagen por parte de los magnates liberales de los medios de comunicación.

"El candidato de la globalización" contra "el candidato del pueblo"

Le Pen desde el principio construyó su discurso sobre la negación del proyecto de Macron: "El Sr. Macron es el candidato de la globalización salvaje, una guerra de todos contra todos. Todo esto está controlado por el Sr. Hollande y los grandes círculos financieros .. Yo soy una candidata del pueblo, una candidata de la Francia que amamos ... Los franceses fueron capaces ya de ver la verdadera naturaleza del señor Macron, su benevolencia fue reemplazada por las calumnias, la sonrisa era una risa satisfecha, la máquina del partido socialista tomó todo en sus propias manos (…), la frialdad y la prudencia del banquero, que usted (Macron) Nunca ocultó, salió a la superficie”.

Emmanuel Macron fue descrito por Marine Le Pen como «un títere del globalismo» y una «mascota de las élites». El proyecto de Le Pen fue caracterizado como un "proyecto alternativo" que protege la cultura, la civilización, la nación y las fronteras nacionales de las amenazas externas. Macron, en su discurso de apertura (al que Le Pen reaccionó bruscamente), declaró que Marine Le Pen es "la verdadera heredera de la ultra-derecha francesa" y la familia Le Pen, portadora del "espíritu de la derrota". En su opinión, la actitud negativa de Le Pen hacia la globalización y el euroescepticismo no es otra cosa más que un estado de ánimo derrotista y el temor a una "nueva" globalización.

El jefe del movimiento "En Marche" cree que es un candidato de "cambios" y renovación (por cierto, es interesante recordar el eslogan pre-electoral de Hollande en 2012 - «Le changement, c'est maitenant»).

Después de una breve auto presentación de los candidatos, los moderadores de la conversación preguntaron cómo piensan combatir el desempleo (actualmente cerca del 10% de los ciudadanos en Francia están desempleados. François Hollande, que llegó al poder con consignas sobre la necesidad de luchar contra el desempleo, sólo lo exacerbó). Macron dijo que Francia es el único país de Europa que no puede reducir el desempleo: "Es necesario dar a nuestras pequeñas y medianas empresas la oportunidad de crear puestos de trabajo, ser más flexibles, adaptarse a los ciclos económicos". Le Pen señaló que Macron es personalmente culpable de la alta tasa de desempleo en Francia (Macron era el ministro de economía en 2014-2016, durante este período el desempleo creció rápidamente, y en 2016 Macron apoyó la ley El-Khomri, la reforma que simplifica el procedimiento de despido de los trabajadores y aumenta la duración de la jornada laboral).

- “¿Por qué no le diste a Hollande una de tus recetas para combatir el desempleo, siendo el ministro de Economía?” “¡Quizás es porque – señaló Marine Le Pen -, la filosofía política de Macron es la subordinación de Francia a los requisitos y las normas de la UE que destruyen la economía de Francia!". "Los agricultores no han visto que los apoye, los representantes de la industria tampoco, excepto que los vendió a los propietarios extranjeros. Usted no tiene espíritu nacional, no piensa en los intereses de la nación. Usted protege intereses privados". Macron cambió rápidamente la dirección de la conversación y acusó a Le Pen en ausencia de un programa positivo. El programa de Marine Le Pen, en su base económica, está construido sobre valores de la izquierda: la reducción de la edad de jubilación (de 62 a 60 años), la nacionalización (hasta cierto punto) de la economía, la reducción de los precios de la electricidad y el gas.

El programa económico de Macron es totalmente liberal: uno de los puntos principales de su programa es la reducción del impuesto sobre la renta del 33,3% al 25%. Le Pen describió a Macron como un candidato que ve el mundo como si todo pudiera comprarse: "En su comunidad, todo es para vender y comprar (...) No ve las relaciones humanas". Macron dijo que el proyecto económico de Le Pen es irrealizable y que su idea de reducir la edad de jubilación sólo puede aplicada mediante el aumento de los impuestos.

Terrorismo

El tema de la lucha contra el terrorismo no reconcilió a los candidatos. Le Pen recordó que su principal programa de lucha contra el terrorismo es la restauración de las fronteras nacionales, la deportación de personas incluidas en las listas de los servicios especiales «les fichés S» («la lista de personas sospechosas de tener vínculos con radicales islámicos», “potenciales terroristas”, personas que representan una amenaza a la seguridad del estado), y cerrar las mezquitas salafitas. Marine Le Pen señaló que Macron no tiene un programa para combatir el terrorismo y que estaba vinculado con radicales islámicos (por ejemplo, la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF), instó a los musulmanes de Francia a votar por Macron. Una alianza que incluye a más de 250 asociaciones musulmanas, entre las que hay grupos islamistas radicales). Macron negó la relación con esta organización. Afirmó además que el cierre de la frontera no es necesario y que Francia necesita una cooperación más estrecha con la UE en la lucha común contra el terrorismo. Es en la colaboración con la UE como sería posible poner fin al terrorismo en Francia.

"Rusia y Estados Unidos: la lógica de la política exterior Le Pen y Macron

Macron dijo que es partidario de una "Francia fuerte", cuya prioridad sea la lucha contra el terrorismo islámico. Pero la única forma de lograr el éxito en esta lucha es reforzar necesariamente la cooperación con los Estados Unidos. También señaló que es necesario mantener un diálogo con Rusia, pero Macron subrayó que "no seguirá la dictadura de Putin." Con Rusia, Francia tiene valores diferentes ", afirmó el globalista.
Marine Le Pen señaló que es necesario mantener un diálogo con los principales actores del mundo multipolar, tanto con Rusia como con Estados Unidos. Francia debería ganar la independencia, salir de los dictados de Alemania y Estados Unidos.

"La Francia del Capital" contra la "Francia del Pueblo"

Al final del debate, los candidatos recibieron unos minutos para su última palabra. Marine Le Pen fue confidente y lacónica: "La Francia que defiende no es Francia. Es un mercado interior. Es una guerra de todos contra todos. Su visión de Francia está en desacuerdo con la mía... Yo creo que Francia es un país con cultura, con esperanza, un pueblo ... Francia está sumergida en el caos por sus amigos políticos - los que os apoyan en esta campaña». Macrón declaró en respuesta:« La Francia por la que me esfuerzo no será dividida. Seguiré una política de reconciliación para ganar la lucha contra el terrorismo, el desempleo y el analfabetismo ".

Treinta minutos después del final del debate, el canal BFMTV presentó datos del centro Elabe: el 63% de los espectadores (un total de 1.314 espectadores), consideró que Macron fue más convincente que Le Pen. ¿Es realmente así? En este debate se presentaron dos proyectos diametralmente opuestos: el proyecto globalista de Macron y el proyecto populista de Le Pen. Son dos Francias diferentes, dos países diferentes. Al mismo tiempo, de acuerdo con estadísticas de Twitter, durante el debate el nombre de Le Pen fue mencionado por los usuarios de la red un 10% más a menudo que el de Macron. En octubre de 2016, en Estados Unidos, prácticamente todas las encuestas mostraron que Clinton fue más convincente que Trump. Y sabemos muy bien lo que resultó. Esperaremos los resultados de la segunda ronda de las elecciones presidenciales en Francia... Se conocerán muy pronto.

 

 

Читать полностью